El principal atractivo del recorrido lo encontrará en la espectacularidad geomorfológica de macizo, formando por conglomerados compuestos por una variada gama de bloques y cantos de tamaño variables a lo que se le denomina como “las Roscas”.

La erosión ha dado lugar a la alternativa de entrantes y salientes en las paredes rocosas, legándonos así sus pintorescas y singulares formas cuya imagen se ve mutada en función de la distinta posición e iluminación del astro rey.

Los orígenes de esta formación se remontan 25 millones de años atrás, cuando depósitos procedentes de la Cordillera Ibérica se acumularon en al gran fosa tectónica del Ebro.

Desde su cima se tiene una magnífica vista de la ribera del río Alhama y de los pueblos más próximos.

AGENDA

[stachethemes_ec cal=”1015″]

Noticias De Naturaleza y Rutas

[ff id=”1″]